Gonzalo Castro | Mi viaje por España: Galicia
20157
post-template-default,single,single-post,postid-20157,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,content_with_no_min_height,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive
 

Mi viaje por España: Galicia

Mi viaje por España: Galicia

Quiero contar este periplo que acabo de realizar junto a un grupo de Enólogos y Viticultores de Chile y Argentina, por el viejo mundo, por un rincón perdido de la historia de España.

Nada que perder, todo por descubrir, Ribeiro, Ribera Sacra, Rias Baixas, Valdeorras, Bierzo, Monterrey,  todas indicaciones geográficas, que no estoy bien seguro que sean DO controladas y garantizadas; en todo caso vale poco para lo mágico de este paraíso del mundo del vino.

Si bien ya pensaba que habían pocas cosas en el mundo del vino que me podían asombrar y deslumbrar; grande fue mi sorpresa cuando fue apareciendo frente a mis ojos la belleza maravillosa de los paisajes, todos paisajes quebrados, entre colinas, acantilados, con viñedos que crecían con formas más salvajes que controladas, como era mi costumbre y mi paradigma, viñedos con variedades que tenían nombres tan diferentes como Mencia, Brancellao, Merenzao, Souzon, Caiño longo, Verdello, Godello, Treixadura, Albariño, Torrontés (no el argentino), Loureira, Silveriña, entre otras.

Todas estas variedades plantadas al menos, medio siglo atrás, y sobre magníficos suelos, especialmente granito, xisto, piedras y gravas (llamadas xabre) con texturas francas, franco arenosas y muy poca materia orgánica.

Al degustar sus vinos me sorprendí aún más, ya que después de degustar y beber (sin escupir) me di cuenta que eran vinos tremendamente gastronómicos, que sin duda iban bien con la comida de la zona, pero tenían gran personalidad para estar frente a platos internacionales de cocina contemporánea.

No se quien comenzó esta revolución en Galicia, pero sin duda fue un visionario, alguien que vio más allá de los altas producciones que llegaron con la introducción de la variedad Palomino, después de la guerra como solución para apalear la pobreza y ser una fuente de ingreso familiar. Sin embargo aquel o aquellos que tuvieron la valentía, el coraje de rescatar las variedades autóctonas y comenzar a creer que podían crear vinos de calidad mundial y mostrar su “terroir único”, hoy en dia son unos “putos cracks”. Algunos ejemplos son Luis Anxo Rodriguez, Bernardo Estévez, Jose Luis Mateo, Raul Perez, Fernando Algueira, Pedro Guimaro, entre otros, y lo interesante es que todos ellos tienen un denominador común: Pasión, Trabajo y Humildad; algo que falta hoy en el mundo del vino, trabajar más con Pasión, que con la idea de figurar o brillar a cualquier costo.

Será hasta una próxima…….SALUD COÑO!!!!!!!!

No Comments

Post a Comment